Datos de salud: ¿Ofrecemos a la ciudadanía lo que quiere?

24 Nov

central-de-resultats-qualitatiuEn la Carta de derechos y deberes de la ciudadanía en relación con la salud y la atención sanitaria, actualizada en 2015, se recoge el derecho a recibir asesoramiento relativo a la información disponible en la red y, en concreto, se especifica que la persona tiene derecho a obtener recomendaciones veraces y fiables por parte de los profesionales sanitarios en relación con la información sanitaria disponible en la red (páginas web, aplicaciones, etc.).

Cada vez más, desde los diferentes sectores profesionales, identificamos a la ciudadanía como un grupo clave que hay que tener en cuenta a la hora de hacer llegar el resultado final de nuestro trabajo, incluido el sector sanitario. Los servicios implicados en dar a conocer la información sanitaria que se desprende del sistema sanitario catalán no somos una excepción y cuando publicamos nuestros datos lo hacemos, cada vez más, con la idea de no solo informar a los profesionales sanitarios, sino también rendir cuentas a la ciudadanía en última instancia.

Pero, ¿realmente hemos preguntado a la ciudadanía qué información quiere recibir de nosotros?

Desde la Central de Resultados del Observatorio del Sistema de Salud de Cataluña publicamos anualmente una serie de informes con indicadores cuantitativos que pretenden medir, evaluar y difundir los resultados alcanzados en los diferentes ámbitos del sistema sanitario público. Hasta ahora, para difundir esta información más allá del territorio de confort que nos supone el sector sanitario, hemos publicado una serie de infografías con la información que hemos considerado que sería más relevante para la ciudadanía, esforzándonos para que el formato fuera amigable.

infografia-atencio-primaria

Durante el primer semestre de 2016 hicimos un ejercicio de reflexión y nos dimos cuenta de que realmente no sabíamos si lo que publicábamos para la ciudadanía realmente les llegaba y les interesaba, y ni siquiera sabíamos qué era lo que la ciudadanía quería recibir de nosotros. Para contestar a estas preguntas hemos llevado a cabo un estudio cualitativo para conocer las necesidades de información sanitaria de la ciudadanía en Cataluña, sin restringirnos a los productos de la Central de Resultados.

Hemos hecho 3 grupos de discusión donde hemos invitado a ciudadanos elegidos al azar del Registro Central de Asegurados del CatSalut y donde ellos han podido expresar libremente qué necesidades de información sanitaria tienen. El resultado que hemos obtenido es que a la ciudadanía no le interesa recibir información sanitaria de forma general y sistemática, solo le interesa la información sanitaria cuando tiene una necesidad personal clara y esta está directamente relacionada con lo que a la persona le esté sucediendo en ese momento concreto. No le interesa, por tanto, recibir información de salud poblacional o del funcionamiento del sistema sanitario. Manifiesta que esta información es necesaria pero entiende que son los profesionales sanitarios los que la deben conocer y saber gestionar, confiando en el sistema sanitario y desvinculándose de este tipo de información.

Consideran, además, que es interesante que la información esté accesible en las redes pero manifiestan que, busquen o no activamente en Internet, lo que necesitan es que esta información la puedan contrastar después con su médico de atención primaria o especialista y que sea este profesional quien identifique la mejor información disponible en cada momento. Es más, reconocen claramente que es este profesional quien debe conocer la información sanitaria que el sistema sanitario catalán produce sistemáticamente.

Hemos presentado recientemente los resultados de este estudio en un congreso, concretamente en el XXXIV Congreso de la Sociedad Española de Calidad Asistencial y XXI Congreso de la Sociedad Andaluza de Calidad Asistencial, generando un debate posterior muy interesante en torno a sus resultados. Una de las personas presentes en el congreso manifestaba su preocupación por el hecho de que la ciudadanía no estuviera interesada en recibir información general de salud. El debate se centraba en cómo podíamos educar a la población para que esta información le interesara y le llegara. Creemos que la cuestión realmente importante detrás de todo esto es si hay que hacerlo.

La ciudadanía tiene al alcance una cantidad de información desbordante sobre un número infinito de temas diferentes cada día. Parece claro que cuando una persona tiene una necesidad concreta sobre su estado de salud consulta a un profesional en quien confía. Es evidente que a nosotros, como profesionales sanitarios, siempre nos parecerá que la información que producimos es lo suficientemente interesante para que los demás la quieran conocer pero también es probable que nuestro entusiasmo nos sesgue a la hora de interpretar la realidad. Tal vez deberíamos preguntarnos si tenemos que esforzarnos para facilitar a la ciudadanía información que dice que no necesita y que no le interesa, y si estamos preparados para aceptar su decisión y respetarla.

Entrada elaborada por Dolores Ruiz-Muñoz, Anna García-Altés (@annagaal) y Hortènsia Aguado.

Atlas de Variaciones de Práctica Médica en el Sistema Nacional de Salud

17 Nov

atlas-vpmDesde hace una década se constata el crecimiento de experiencias internacionales cuyo objetivo es analizar, de forma más o menos sistemática, la variabilidad en la práctica o la variabilidad en el desempeño de los sistemas sanitarios. Las experiencias más significativas se han desarrollado en contextos con profunda cultura evaluativa y en sistemas en los que la elección de aseguradores y competencia entre proveedores constituye una de sus características fundamentales. (En la esta tabla se presentan algunas de dichas experiencias). La vocación de estas iniciativas ha sido y es facilitar el debate público sobre el significado y el impacto de la variabilidad injustificada en los cuidados sanitarios.  Sin embargo, en los últimos años en los que, impelidos por la crisis, el término value for money ha adquirido mayor significación, la representación de las variaciones en la práctica ha recobrado interés y su utilización empieza a orientar, por ejemplo, decisiones sobre financiación o desinversión.

En España, el Atlas de Variaciones de Práctica Médica en el Sistema Nacional de Salud, también conocido como Atlas VPM, es una iniciativa pionera en Europa que se desarrolló a caballo entre la investigación en servicios sanitarios(1)  y el soporte a las decisión públicas. Atlas VPM lleva tres lustros analizando sistemáticamente el desempeño de los 17 sistemas sanitarios que componen el Sistema de Salud español. Así, han sido objeto de análisis las variaciones en diversos procedimientos quirúrgicos como los oncológicos o los ortopédicos, la variabilidad en las hospitalizaciones en poblaciones de riesgo (enfermos crónicos o enfermos de salud mental), la variación en el manejo de ciertas patologías como la enfermedad coronaria o la enfermedad cerebrovascular isquémica, o la atención hospitalaria recibida por subgrupos poblacionales como los niños o las personas mayores.

Atlas de variaciones en procedimientos de dudoso valor

El “Atlas de variaciones injustificadas en procedimientos de dudoso valor” es el último Atlas de la serie y aporta un lectura local del anteriormente mencionado value for money. Este proyecto nació en 2013 como una iniciativa conjunta entre Atlas VPM y la Red Nacional de Agencias de Evaluación de Tecnologías Sanitarias, con el propósito de apoyar una estrategia nacional encaminada a reducir la utilización de procedimientos de dudoso valor, fomentando el uso de las alternativas superiores o la reasignación de recursos a otras actividades más coste-efectivas.

Idealmente, este Atlas fija un objetivo de desempeño empírico y dinámico, mediante el uso de términos de comparación reales obtenidos en entornos sanitarios equivalentes, señalando los márgenes de mejora para cada proveedor, y posibilitando el aprendizaje entre pares a la hora de diseñar estrategias de corrección.

***

Después de casi 15 años desde la puesta en marcha del proyecto se han generado 10 Atlas (con formatos diferentes) e innumerables artículos temáticos y metodológicos. Sin embargo, el impacto de este esfuerzo investigador va más allá de haber creado conciencia sobre la existencia de un grave problema de difícil solución; a saber, 1) la prestación de servicios, en España, no parece seguir un patrón relacionado con las necesidades de salud de la población de forma que el acceso a cuidados efectivos y seguros parece depender del lugar de residencia; 2) el coste marginal incurrido por prestar servicios, supera frecuentemente el beneficio marginal de los mismos; y, 3) el lugar de prestación del servicio es determinante en los resultados sanitarios que obtiene el paciente,  y en el coste asociado.

Al contrario, Atlas VPM ha propiciado, además, la traslación de estos resultados a la arena de las políticas sanitarias. Nos felicitamos de que AQUAS, con la que hemos mantenido una estrecha colaboración a lo largo de los años, esté liderando una Atlas para Catalunya, siendo esta la primera iniciativa que, en el contexto del Sistema Nacional de Salud en España, institucionaliza el estudio de la variabilidad injustificada de los cuidados de salud.

(1) Atlas VPM nació y tomó impulso dentro de la añorada Red de Investigación en Resultados y Servicios de Salud (RED IRYSS) coordinada por la (entonces) AATRM y de la mano de Salvador Peiró, inspirándose en la aproximación epistemológica y metodológica del conocido como The Dartmouth Atlas of Healthcare Quality.

Entrada elaborada por Enrique Bernal Delgado y Sandra García Armesto por el grupo Atlas VPM. Unidad de Investigación en Servicios y Políticas de Salud. Instituto Aragonés de Ciencias de la Salud.

Si os interesa este tema, el próximo lunes 21 de noviembre tendrá lugar en Barcelona la Jornada de presentación de los Atlas de variaciaciones en la práctica clínica del SISCAT. El objetivo de esta jornada es dar a conocer el proyecto Atlas de variaciones y promover su valor para los profesionales como herramienta para la gestión y la evaluación del sistema sanitario.

Indicadores para la evaluación de la atención a la cronicidad

10 Nov

En un post anterior comentábamos las ventajas de utilizar indicadores en la evaluación de los servicios  sanitarios. Desde el AQuAS llevamos tiempo aplicando el uso de indicadores para evaluar diferentes procesos y ámbitos asistenciales, siendo la evaluación de nuevos modelos y programas de atención a los pacientes crónicos una de las principales áreas de interés. Las intervenciones en el campo de la atención a la cronicidad son extremadamente complejas ya que se caracterizan por la concurrencia de múltiples factores y niveles asistenciales y por diversos componentes con una intensidad muy variable en el uso de instrumentos terapéuticos y tecnológicos. Además, su efectividad está a menudo vinculada a aspectos contextuales, lo cual dificulta atribuir el efecto a un componente particular del programa. Por todo ello, y  teniendo en cuenta este nivel de complejidad, habría que preguntarse: ¿qué sentido tiene el uso de indicadores en este caso? La respuesta es que estos indicadores nos pueden aportar una serie de ventajas respecto de otras aproximaciones evaluativas como son:

  • Incorporar la opinión y el consenso de los profesionales
  • Posibilidad de incluir indicadores de estructura y proceso que permiten obtener un conocimiento del entorno y la realidad en la que se está llevando a cabo la iniciativa
  • Facilitar un  modo de evaluación más accesible y comprensible para los profesionales
  • Más simplicidad y rapidez en la evaluación y la obtención de resultados
  • Posibilidad de definir estándares
  • Permiten establecer comparaciones y objetivar tendencias
  • Identificar esas características o factores de éxito que nos puedan definir qué modelos son más efectivos, para qué grupos de pacientes crónicos, en qué contexto y a qué coste

El primer proyecto en que el AQuAS empezó a utilizar indicadores de calidad asistencial para la evaluación de la cronicidad se inició en 2012, con el encargo del Programa de Prevenció i Atenció a la Cronicitat (PPAC) de definir un conjunto de indicadores que permitiera evaluar la calidad de los programas integrados de atención a la cronicidad del ámbito sanitario, concibiendo como integrados aquellos programas en los que participan de forma coordinada distintos niveles asistenciales. Siguiendo la metodología descrita en el post anterior (revisión bibliográfica, establecimiento de un marco teórico  y opinión de los expertos) se obtuvieron un total de 18 indicadores, principalmente de resultados intermedios y finales, que los expertos consideraron relevantes y factibles para evaluar este tipo de programas y que actualmente están en fase de implementación (ver tabla 1 y link a web).

Tabla 1: Indicadores valorados como relevantes y factibles para la evaluación de los programas integrados de atención a la cronicidad

indicadors-2-paint-cast-1

A partir de esta experiencia, el AQuAS ha desarrollado una propuesta de indicadores para evaluar la atención a la cronicidad en el marco de la estrategia para el abordaje de la cronicidad del Sistema Nacional de Salud, publicado recientemente.  De este estudio surgieron un conjunto de indicadores considerados clave para la evaluación, entre los que se repetían algunos anteriormente priorizados como la polimedicación, los reingresos y las hospitalizaciones evitables, aunque también se incorporaron nuevos indicadores más relacionados con la vivencia de los pacientes, como la valoración de la calidad de vida de los pacientes y los cuidadores, o de los estilos de vida de los pacientes (ver Tabla 2).

Tabla 2: Propuesta de indicadores priorizados para la promoción de la medición de forma homogénea al conjunto del Sistema Nacional de Salud para la evaluación de las estrategias de atención a la cronicidad

indicadors-2-paint-sp-2
Posteriormente, a partir de 2014 y por encargo del Institut Català d’Assistència i Serveis Socials (ICASS – Dpt. Benestar Social i Família) y del PPAC (Dept.  Salut), se ha trabajado extensamente en la evaluación de modelos colaborativos de atención social y sanitaria en Cataluña. Estos modelos no solo toman en consideración los distintos niveles salariales del sistema sanitario sino que suman los servicios sociales, pieza clave en la asistencia a este tipo de enfermos. Los objetivos del proyecto eran describir la organización y el funcionamiento de estas experiencias colaborativas, identificar barreras y facilitadores, proponer un marco conceptual de evaluación y definir un conjunto de indicadores válidos en este contexto a partir de los discursos de los participantes y la experiencia en estudios previos de evaluación. Los indicadores propuestos siguen teniendo en cuenta los indicadores clásicos pero se consolida la evaluación que incluye el punto de vista de las personas, no solo del paciente, sino también de los cuidadores y de los profesionales, y pone énfasis en la evaluación de estas acciones coordinadas de los servicios sociales y sanitarios. Por ejemplo, considerando la evitación de procesos duplicados o la realización de intervenciones conjuntas de atención social y sanitaria.

También cabe destacar, en esta línea, el trabajo que está realizando el FORUM ITESS (Forum de la innovació, transformació i excel·lència en els serveis socials i de salut) para definir el marco de evaluación común social y sanitario con propuesta de indicadores (línea L6) y en que también participa el AQuAS junto con otros profesionales de diversos ámbitos. El FORUM es una herramienta que debe facilitar el debate conceptual necesario para la transformación de los modelos de atención social y sanitaria actuales en favor de un nuevo modelo de atención integrada.

Finalmente, dentro de este área de evaluación de la integración de los servicios sanitarios y sociales, el AQuAS participa desde 2015 en el proyecto del programa europeo Horizon2020 SUSTAIN (Sustainable tailored integrated care for older people in Europe). Este proyecto europeo pretende comparar, evaluar e implementar estrategias de mejora en distintas experiencias de atención integrada dirigida a gente mayor no institucionalizada, es decir, que residen en sus domicilios. Asimismo, se persigue el objetivo de asegurar que las mejores iniciativas de atención integrada en este ámbito sean aplicables y adaptables a otros sistemas sanitarios y otras regiones europeas. En este proyecto se trabajará de forma simultánea en 7 países europeos en base a la definición e implementación de un conjunto de indicadores pendientes de definir ajustado a este tipo de población y de enfoque integrador.

Así pues, los indicadores son herramientas útiles para evaluar un ámbito tan extenso y complejo como el de la cronicidad, y pueden aplicarse desde perspectivas más o menos amplias, es decir, teniendo en cuenta solo los distintos niveles asistenciales del sistema sanitario, o incluyendo también los servicios sociales. Los resultados obtenidos de la implementación de los indicadores permitirá que los profesionales cuenten con unos criterios objetivos sobre la calidad de sus intervenciones, facilitando la identificación de las fortalezas de los programas de atención a la cronicidad, así como las áreas de mejora.

Entrada elaborada por Noemí Robles, Laia Domingo y Mireia Espallargues. Àrea d’Avaluació, AQuAS.

Igualdad de género, ganamos todos

3 Nov
esther-vizcaino
Esther Vizcaino

Hace unos meses hablamos desde este mismo blog de la publicación del artículo A global call for action to include gender in research impact assessment, en el que hemos participado el equipo de impacto de la investigación de AQuAS.

La inversión en investigación biomédica ha crecido de forma exponencial durante los últimos años, por lo que gobiernos, industria, centros de investigación y ciudadanos esperan ver el retorno de esta inversión convertida en un aumento de las ganancias en salud. Invertir en investigación de forma equivocada puede provocar pérdidas económicas y en salud. Además, esta inversión puede ser también desperdiciada si no se distribuye igualitariamente por género.

No es ninguna novedad decir que las mujeres están poco representadas en el ámbito de la investigación en salud, y cuando decimos “poco representadas” nos referimos como investigadoras y también como participantes en estudios de investigación. Las mujeres reciben menos financiación, aparecen menos frecuentemente que los hombres como autoras de publicaciones en revistas científicas y son galardonadas con menos premios científicos. Por ejemplo, de entre los 210 premios Nobel de fisiología y de medicina, solo hay 12 mujeres (un 5,7%).

Además, existen evidencias de que las diferencias de sexo (biológicas) y de género (socioculturales) no son incluidas de forma rutinaria dentro del diseño de estudios de investigación. Este hecho puede suponer que las mujeres se encuentren en desventaja respecto a los hombres como beneficiarias de la investigación en términos del impacto en salud, económico y social asociado a la investigación. Se ha demostrado que incorporar la perspectiva de género en investigación estimula la innovación y la excelencia en investigación y tecnología.

Dado el carácter global y fragmentado de la investigación, nos encontramos ante la necesidad ineludible de que todas las administraciones, instituciones de investigación y agencias evaluadoras de investigación promuevan políticas científicas que maximicen el impacto de la investigación a través de la igualdad de género.

article-pavel

Considerando esta necesidad (es decir, que incorporando la perspectiva de género a la investigación se pueda conseguir que esta investigación tenga más impacto todavía), investigadores de 15 países diferentes provenientes de 6 continentes hacemos una “llamada a la acción” en el artículo para incorporar la perspectiva de género en la evaluación del impacto de la investigación con el objetivo de maximizar el impacto científico, económico y social de la investigación. En el artículo se ofrecen recomendaciones para todos los actores implicados en la investigación sobre cómo incluir y reforzar el análisis de género dentro de la evaluación del impacto de la investigación.

En 2014, Naciones Unidas inició la campaña HeForShe para combatir la brecha de género a nivel global. Esta campaña quiere implicar a todo el mundo, incluidos hombres y niños, como defensores y agentes del cambio en la consecución de la igualdad de género y los derechos de las mujeres.

Puede que históricamente la igualdad de género haya sido principalmente asumida como un tópico de interés para las mujeres, pero incluir la igualdad de género en todos los ámbitos es cosa de todos.

Entrada elaborada por Esther Vizcaino Garcia, AQuAS.