Antisuperbugs: 3 millones de euros para innovación tecnológica en prevención de microorganismos resistentes a los antibióticos

31 May

El mercado sanitario es uno de los ámbitos con mayor impacto en el panorama público y privado español con un volumen de negocio de 71.000 millones de euros anuales. Es un mercado muy complejo donde las fórmulas que se utilizan para comprar tanto consumibles como fármacos y servicios depende de los propios centros, pero también de regulaciones locales de los proveedores, de las comunidades autónomas, de legislaciones estatales y comunitarias.

Esta complejidad crea no sólo la imposibilidad de las empresas para situar su producto o servicio a disposición de los compradores sino que muchas veces son los propios interesados en la compra los que ven que la incorporación de estos productos en su centro y al alcance de sus profesionales se transforma en una misión realmente imposible.

Y ésto es todavía más difícil cuando se pretenden incorporar nuevas tecnologías que cubran las necesidades reales de los profesionales.

En un panorama donde la inversión en investigación y desarrollo es de las más bajas de las últimas décadas disponer de un proyecto de compra pública precomercial subvencionado por la Unión Europea con 3 millones de euros es una gran oportunidad para las empresas que pueden ofrecer sus servicios de I+D para crear innovación que responda a necesidades reales de los profesionales.

Un proyecto de compra pública innovadora es un enfoque de innovación basado en la demanda, donde un grupo de compradores unen sus recursos para compartir el riesgo de un esfuerzo de I+D de la industria para crear soluciones a las necesidades actualmente no sastisfechas por el mercado. En el caso de nuestro proyecto, se trataría de una solución TIC orientada a la detección precoz de microorganismos resistentes a los antibióticos (superbugs) en un entorno de salud, proyecto Antisuperbugs coordinado por Jean Patrick Mathieu de la Agencia de Calidad y Evaluación Sanitarias de Cataluña (AQuAS).

Equipo Antisuperbugs (de izquierda a derecha): Kristina Fogel, Sara Bedin, Maren Geissler, Dag Ilver, Benian Ghebremedhin, Jean Patrick Mathieu, Enric Limon, Gonçalo de Carvalho, Gemma Cabré, Esther Arévalo

El consorcio coordinado por AQuAS, institución experta en la definición y ejecución de proyectos de compra pública de innovación en España, consiste en 6 autoridades contratantes (Instituto Catalán de OncologíaIDIBELL (ES), Hospital Mútua de Terrassa (ES), Sheffield Teaching Hospitals NHS Foundation Trust (UK), Helios Kliniken (DE), Universitaetsklinikum Aachen (DE) y Provincia Autónoma de Trento (IT)),  y dos instituciones expertas en sus ámbitos de investigación RISE ACREO (SE) y Sara Bedin (IT).

Enric Limón del Programa VINCat (Vigilancia de las infecciones) del CatSalut, investigador principal del proyecto, ve como una oportunidad de negocio para una empresa disponer de un detector de microorganismos resistentes a los antibióticos. Los mercados de Estados Unidos, Asia y la Unión Europea están explorando soluciones que les permitan disponer de un sistema de detección rápida que active los mecanismos de prevención. La resistencia de ciertos microorganismos a los antibióticos está creando una situación de alerta mundial sobre la cual ha llamado la atención la propia Organización Mundial de la Salud (OMS) situando la previsión en más de 50 millones de muertos en los próximos años si no se toman las medidas adecuadas. Las empresas que ganen la licitación dispondrán no sólo de recursos económicos sino del apoyo de centenares de profesionales de seis instituciones europeas del más alto nivel en investigación y un mercado potencial en una primera fase de centenares de hospitales y centros de salud dispuestos a comprar una solución que ellos mismos han ayudado a crear.

Gonçalo de Carvalho, biólogo experto en resistencias antimicrobianas del Institut Català d’Oncologia, explica la necesidad que este proyecto contemple la possibilidad de crear nuevos módulos que aplicados sobre las mismas tecnologías permita incorporar nuevas detecciones, hecho que todavía hace más atractiva su compra por parte de las instituciones sanitarias al adecuarse a sus propias necesidades.

La licitación que se abrirá en los próximos meses a las empresas se incluye dentro de los programas de Compra pública Precomercial financiados por el marco de referencia H2020 de la Comisión Europea. Tota la información sobre el proyecto Antisuperbugs y las posibilidades de licitar están disponibles en el web del proyecto.

Las empresas interesadas pueden acceder al cuestionario de la consulta abierta del mercado.

También existe la opción para las empresas de ofrecer su disponibilidad para licitar en forma de consorcio.

 

Entrada elaborada por Jean Patrick Mathieu, Enric Limon y Gonçalo de Carvalho.

RITMOCORE: compra pública centrada en las personas

24 May
Marcel Olivé Elias

La necesidad de poner al paciente en el centro del modelo de atención está ampliamente reconocida y así se recoge en el Pla de Salut. Dar respuesta a esta necesidad es una mejora sustancial de los servicios e implica cambios en la forma que se prestan estos servicios y ésto es precisamente la innovación.

Así pues, lo que hay que hacer es preguntarnos qué instrumentos tenemos para incorporar la innovación en los servicios públicos y facilitar este cambio de modelo.

El proyecto RITMOCORE, coordinado por AQuAS, la Agencia de Calidad y Evaluación Sanitarias de Cataluña, es justamente una iniciativa que pretende incorporar innovación en la provisión de servicios a los pacientes que llevan o necesitan un marcapasos a través de la compra pública de innovación, a fin de lograr una atención de más calidad, más personalizada y en definitiva más valiosa para aquellos pacientes que llevan un marcapasos implantado.

La compra pública se ha revelado como una palanca de cambio para el modelo de provisión y organización de servicios de salud y de la relación con los proveedores, es por este motivo que AQuAS ha impulsado varias iniciativas a nivel catalán y europeo en este ámbito, como numerosos proyectos europeos o la reciente convocatoria del CatSalut para proyectos de CPI.

Hospitales catalanes (Hospital Universitari de Bellvitge, Mútua Terrassa y Hospital Sant Pau) y hospitales ingleses (Liverpool Heart and Chest Hospital i Countess of Chester Hospital) emprenden bajo el liderazgo clínico y administrativo de Sant Pau, y bajo la coordinación de AQuAS, una licitación conjunta que se publicará a finales de este 2018. Esta licitación permitirá contratar un servicio que haga efectivo el seguimiento remoto en todos los pacientes con marcapasos, que fomente su activación, que permita seleccionar aquellos dispositivos más adecuados en cada paciente, que facilite la coordinación entre niveles asistenciales y permita la gestión del cambio con las TIC que sean necesarias: todo un servicio integral en la línea de lo que reclama el Pla de Salut.

Este estimulante proyecto permite tratar de forma práctica cuestiones cruciales para la reorientación del modelo de atención y obliga a afrontar los condicionantes del marco regulador de la contratación pública, hacer contínuos ejercicios de evaluación de riesgos, pero sobre todo, el proyecto RITMOCORE obliga a gestionar la complexidad de entornos multidisciplinares (medicina, enfermería, contratación, finanzas, etc.) que representa una oportunidad muy enriquecedora y un reto a la vez.

La complejidad és indefectiblemente una fuente de innovación y dotarnos de instrumentos para explorar todo su potencial en beneficio de los servicios a las personas es nuestra responsabilidad. La sociedad, el entorno asistencial y la colaboración con el mundo privado son realidades altamente complejas y nos ofrecen contínuas oportunidades para generar, adoptar y extender la innovación.

Entrada elaborada por Marcel Olivé Elias.

Felices fiestas desde el blog AQuAS

29 Dic
nadal-2016-marta-millaret
Marta Millaret

Desde el blog AQUAS deseamos que estéis pasando unas felices fiestas y os queremos dar las gracias por leernos y seguirnos.

Semanalmente publicamos en catalán, castellano e inglés sobre temas relacionados con los proyectos que llevamos a cabo en AQuAS y también contamos con colaboraciones de autores invitados. La línea editorial del blog incluye la evaluación desde diferentes puntos de vista y áreas del sistema de salud.

De este modo, hemos tratado resultados en salud y calidad alcanzados por los diferentes agentes que integran el sistema sanitario, el conjunto de observatorios del sistema de salud de Cataluña (incluyendo el que analiza los efectos de la crisis en la salud de la población y el de innovación), investigación cualitativa, atención integrada, evaluación de mHealth, desigualdades en salud, participación de pacientes, comunicación médico-paciente, decisiones compartidas, preferencias de pacientes y ciudadanía, variaciones de la práctica médica, prevención de prácticas clínicas de poco valor, impacto de la investigación, tecnologías de la información y la comunicación, analítica de datos en investigación, herramientas de visualización de datos, innovación y gestión sanitaria, la perspectiva de género en la ciencia, cuestiones de estadística, seguridad clínica en la receta electrónica, cronicidad (sin olvidar la cronicidad infantil), los efectos de la contaminación atmosférica en la salud y temas de actualidad.

blog-aquas

Los artículos más leídos del 2016 han sido:

Pero hemos publicado muchos más textos -exactamente 51 posts sin contar éste- con el objectivo de compartir conocimiento y generar un espacio de reflexión plural y útil para todos.

Muchísimas gracias, felices fiestas y ¡hasta el año que viene!

Post elaborado por Marta Millaret (@MartaMillaret), editora del blog AQuAS.

nadal-2016-aquas-bicicleta

 

Persona mayor con ictus: atención integral desde la fase aguda hasta el regreso al domicilio

9 Dic
Marco Inzitari

El ictus presenta una alta incidencia, una creciente prevalencia y es la segunda patología en el mundo con más impacto en forma de  discapacidad entre los adultos. A pesar de los importantes avances del tratamiento agudo, que han determinado una reducción progresiva de la mortalidad aguda y de sus consecuencias, en términos de discapacidad residual, el ictus sigue teniendo un altísimo impacto para los supervivientes, sus familias, sus cuidadores y la sociedad en general.

A lo largo de todo el proceso de la atención del ictus desde la fase aguda hasta la fase de la recuperación, y según la evidencia, el abordaje de los pacientes debe ser multidisciplinar, dado que los pacientes tendrán múltiples necesidades sanitarias y sociales que requerirán una fuerte coordinación entre los diferentes niveles asistenciales. Sin embargo, aún se mantiene la tendencia de organizar jornadas y congresos centrados en una única especialidad o un único nivel asistencial.

Por otra parte -y como autocrítica-, aunque el ictus represente una de las causas principales de uso de servicios de atención intermedia o sociosanitaria, este sector participa poco en la toma de decisiones respecto a la organización del ictus, todavía realiza poca investigación sobre el ictus y, en general, tiende a reflexionar poco sobre la mejora del conocimiento a nivel de tratamientos y de innovación en la organización de servicios, por ejemplo, respecto a otras condiciones como la fractura de fémur.

Por todos estos motivos, el 27 de octubre, dos días antes del Día Mundial del Ictus, el Parc Sanitari Pere Virgili organizó una  jornada monotemática enfocada al tratamiento y manejo del ictus en las personas mayores con una visión diferente: diseñamos la trayectoria desde “la aguja” de la trombólisis en la fase aguda, pasando por los cuidados de rehabilitación y “recapacitación” (traducción del reablement de los británicos) de la fase post aguda, hasta la transición al domicilio; describiendo la atención sobre todo a los pacientes pero también a los cuidadores.

jornada-ictus-pere-virgiliLas ponencias reflejaron y reforzaron la necesidad de un abordaje multidisciplinar en todas las fases del ictus. Como valor añadido, los ponentes no solo compaginaron recomendaciones derivadas de la literatura con su experiencia asistencial práctica sino que, además, en todos los casos, aportaron datos de sus propios proyectos de investigación o de innovación, en muchos casos con datos publicados recientemente.

Entre los ponentes contamos con una variada representación de disciplinas muy diferentes que incluyó neurólogos, geriatras, fisioterapeutas, terapeutas ocupacionales, logopedas, trabajadores sociales, una economista de la salud y la representante de la asociación de pacientes con ictus moderando una mesa.

Algunos de los puntos que se remarcaron con más fuerza en la jornada son:

  1. La gran disponibilidad de datos, cada vez más precisos, sobre todas las fases de la atención al ictus, con instrumentos como la Central de Resultados del Observatorio del Sistema de Salud de Cataluña, que favorecen la transparencia y el “benchmarking”, estimulando la reducción de la variabilidad y el hecho de compartir las mejores prácticas.
  2. A pesar de la mejora de los tratamientos agudos con trombectomía mecánica asociada a la trombólisis sistémica, un 40% de pacientes sigue manteniendo una discapacidad relevante como consecuencia del ictus. En este sentido, este “vaso medio vacío” debe estimular a hacer más en términos de tratamiento agudo, pero también en los cuidados post agudos, que siguen siendo muy necesarios.
  3. Para el tratamiento agudo, la edad no debe representar un discriminante. Esto va en concordancia con el concepto de que la edad cronológica no se corresponde necesariamente a la biológica y que dos personas mayores de la misma edad pueden tener un “potencial funcional” completamente diferente (concepto que en el campo de la geriatría se traduce como ser más o menos “frágil”).
  4. Ha habido avances no solo en el tratamiento agudo sino también en el campo de la prevención primaria y secundaria. En este sentido, el desarrollo, la aprobación y el uso de los nuevos anticoagulantes orales ha sido determinante, ya que nos permite contar con una alternativa para aquellos pacientes para los que los anticoagulantes tradicionales no son una opción terapéutica.
  5. El pronóstico rehabilitador es multifactorial. Una reciente propuesta derivada de un estudio multicéntrico catalán, liderado por nuestro hospital y de reciente publicación, se basa sobre un algoritmo sencillo que incorpora el factor social (presencia del cuidador), junto a la gravedad del ictus (con la escala NIHSS), el estado funcional (de acuerdo con la escala de Barthel) y la función cognitiva (resultando en la escala Rancho Los Amigos). Esto permite clasificar a los pacientes en tres niveles de complejidad rehabilitadora, que parece que puedan tener una evolución diferente, con necesidades de intervenciones distintas, tanto en lo referente al proceso de rehabilitación como en lo que respecta al regreso al domicilio.
  6. Intervenciones integradas de rehabilitación geriátrica se pueden realizar en el domicili, como alternativas al ingreso, en pacientes seleccionados. Este modelo muy arraigado en Inglaterra y que ha demostrado ser beneficioso, está demostrando tener buenos resultados en diferentes patologías, incluido el ictus, en  nuestro entorno. Fórmulas innovadoras como la “Hospitalización Domiciliaria Integral”, en nuestro entorno, han derivado de la alianza entre los equipos de atención geriátrica a domicilio (médico, enfermera y trabajadora social) y los de rehabilitación domiciliaria (médico rehabilitador, fisioterapeuta, terapeuta ocupacional y logopeda).
  7. A nivel de fisioterapia, hay que estandarizar más los tratamientos y demostrar su efectividad. Durante la jornada, se ha presentado evidencia interesante sobre el control del tronco y su importancia a lo largo de todo el proceso rehabilitador del ictus.
  8. La disfagia es una condición de riesgo muy prevalente en los pacientes que han sufrido un ictus. Se mostraron diferentes propuestas de escalas de valoración a pie de la cama, que pueden ser aplicadas por enfermería, reservando la intervención de la logopedia para los casos más complejos que requieren una valoración más especializada.
  9. En la rehabilitación, el apoyo de las TIC (“telerehabilitación” que el paciente puede seguir haciendo siguiendo las indicaciones y la configuración del fisioterapeuta) permite extender los tratamientos en intensidad y tiempo, complementando el tratamiento presencial.
  10. Trabajar con los cuidadores es relevante. Aparte de orientarlos en el sistema, la oferta de grupos de intercambio de experiencias dinamizado, por ejemplo, por una trabajadora social, podría tener un impacto en la adaptación del cuidador a la nueva situación. En este sentido, en nuestro centro se desarrolló una experiencia innovadora con muy buena aceptación por parte de los pacientes y de sus familias.
  11. La continuidad del proceso de recuperación es un punto clave y la integración entre servicios de salud y sociales garantiza un valor añadido. Se presentó el piloto del Plan Retorno en la ciudad de Barcelona, que nace de la alianza entre el Servei Català de la Salut y l’Ajuntament de Barcelona, para permitir la activación directa de servicios sociales, desde los hospitales de agudos y sociosanitarios, para que los pacientes puedan recibir las ayudas necesarias cuando vuelvan a casa para evitar demoras innecesarias y peligrosas.

En resumen, se han hecho muchos avances en el tratamiento del ictus, sobre todo en la fase aguda, pero también se está innovando en las fases sucesivas y la jornada ha enseñado diferentes experiencias que se han implementado en nuestro entorno. Como conclusiones de la jornada, nos quedamos con el hecho de que es clave la visión integral de todo el proceso, así como el abordaje integrado y coordinado entre los diferentes niveles asistenciales y con los servicios sociales. Por otra parte, se necesita hacer más investigación, sobre todo en las fases post aguda y crónica consecuentes a la enfermedad, y esto representa un reto por la dificultad de diseñar e implementar intervenciones complejas en las que diseños como los ensayos clínicos estándares no son la solución

Entrada elaborada por Marco Inzitari (@marcoinzi) y Laura Mónica Pérez, Parque Sanitario Pere Virgili, Barcelona.

El sistema sanitario “perfecto”

20 Oct
JoanMVPons
Joan MV Pons

Mark Britnell es un experto internacional en sistemas sanitarios que ha tenido varios cargos de responsabilidad en el NHS y que actualmente realiza tareas de consultoría para distintos países. Con toda esta experiencia, en 2015 ha escrito un libro de título tan inspirador como En la búsqueda del sistema sanitario perfecto (1). En él examina los dilemas a los que se enfrentan los gobiernos, esos desafíos globales como las transiciones demográficas, epidemiológicas, tecnológicas y económicas, y los que son más específicos de cada país.

Una parte importante del libro, más de la mitad, se dedica a examinar países concretos agrupados por continentes: la zona asiática incluida Australia (con grandes países desde Japón, China y la India a pequeños enclaves bastante poblados como Singapur y Hong Kong), África y Oriente Medio (solo tres ejemplos bastante distintos como Qatar, Israel y Sudáfrica), Europa (desde Rusia hasta Portugal pasando por los nórdicos, los alemanes, italianos, franceses e ingleses) y las Américas (del norte como Canadá, EE. UU. y México y del sur como Brasil). Es una lástima, sin embargo, que de la península ibérica solamente habla de los vecinos occidentales (los orientales, pero dando toda la vuelta).

Su conocimiento, sin duda, es de primera mano, dadas las conferencias y consultorías que ha hecho por todo el mundo. A menudo, como dice, le preguntan: ¿qué país tiene el mejor sistema sanitario? Desde el informe de la OMS del año 2000, Health systems: improving performance (2), se han publicado, con metodologías y resultados diferentes, distintos rankings de países según la valoración que se da a su sistema sanitario. La siguiente tabla lo ejemplifica.

pons-comparativa-sistemas-sanitarios

Hoy en día proliferan los rankings, y así puede verse por las universidades y centros o instituciones de investigación. Los indicadores pueden ser diversos, pero parece ser que siempre es posible encontrar el ranking que más le favorece a uno. Las universidades públicas catalanas son un buen ejemplo de ello, puesto que cada una hace publicidad de su posición -que nunca es de excelencia en comparación con otras universidades no necesariamente anglosajonas-  en el ranking que más las destaca respecto al resto de universidades del país.

Britnell, volviendo a lo nuestro, después de tantos rankings, conferencias y asesorías, también hace su propuesta de cuál podría ser el mejor sistema sanitario tomando de los distintos países lo mejor que tienen. Si el mundo pudiera tener un sistema sanitario perfecto, debería tener las siguientes características:

–    Los valores y la atención sanitaria universal (Reino Unido)
–    La atención primaria (Israel)
–    Los servicios comunitarios (Brasil)
–    La salud mental y del bienestar (Australia)
–    La promoción de la salud (países escandinavos)
–    El empoderamiento de pacientes y comunidades  (algunos países africanos)
–    La investigación y el desarrollo (de los Estados Unidos)
–    La innovación y formas nuevas de trabajar (la India)
–    Las tecnologías de la información y la comunicación (Singapur)
–    La capacidad de elección (Francia)
–    El financiamiento (Suiza)
–    La atención a la ancianidad (Japón)

Referencias

(1) Britnell M. In Search of the Perfect Health System. London (United Kingdom): Palgrave Macmillan Education; 2015.

(2) The World Health Report 2000. Health systems: improving performance. Geneva (Switzerland): World Health Organization (WHO); 2000.

(3) Where do you get the most for your health care dollar?. Bloomberg Visual Data; 2014.

(4) Davis K, Stremikis K, Squires D, Schoen C. 2014 Update. Mirror, mirror on the wall. How the performance of the U.S. Health Care System Compares Internationally. New York, NY (US): The Commonwealth Fund; 2014.

(5) Health outcomes and cost: A 166-country comparison. Intelligence Unit. The Economist; 2014.

Entrada elaborada por Joan MV Pons.

 

Cuando el sistema dificulta la innovación en salud

25 Feb
BARCELONA 15.01.2016 GEMMA BRUNA FOTOGRAFIADA EN BCN. FOTO LAURA GUERRERO
Gemma Bruna

A menudo las inercias, la burocracia y ciertos funcionamientos que se perpetúan en el tiempo dificultan la posibilidad de que proyectos innovadores, que se han demostrado eficaces para el paciente, se puedan ampliar para llegar de una organización a otra. ¿Cuáles son las causas que originan esta situación? ¿Y qué instrumentos tienen los profesionales a su alcance?

Esta fue una de las cuestiones que se pusieron sobre la mesa en la sesión Innovación en gestión: ¿cuáles son las claves del éxito?, organizada el pasado 17 de febrero por la Sociedad Catalana de Gestión Sanitaria (SCGS) y la Agencia de Calidad y Evaluación Sanitarias de Cataluña (AQuAS).

En el acto, moderado por la responsable del Observatorio del Sistema de Salud de Cataluña, Anna García-Altés, participó la coordinadora del Observatorio de Innovación en Gestión de la Sanidad en Cataluña (OIGS), Montse Moharra, el jefe del Servicio de Anestesiología del Hospital Vall d’Hebron, Domingo Blanco, y el fundador y global Business Development Manager de Doctoralia, Frederic Llordachs.

Domingo Blanco explicó la experiencia del programa preoperatorio online que en 2006 puso en marcha en el Hospital de Viladecans y que ha demostrado, desde entonces, que no sólo reduce las visitas innecesarias al centro, antes de someterse a una intervención quirúrgica, sino también que evita repetir pruebas.

El equipo liderado por el doctor Blanco, que actualmente intenta extender esta experiencia, está intentando salvar varios obstáculos, como la dificultad de poder obtener toda la información clínica del paciente. “No hay una historia clínica unificada, hay dificultades de conexión entre la primaria y el hospital y todavía hay mucha fragmentación”, reconoció.

Aunque este programa online ha demostrado que supone un gran ahorro para el sistema de salud aún no se ha generalizado. Pero ¿cuál es el motivo? “Existe una resistencia al cambio y los mismos enemigos de la innovación somos los propios profesionales de la salud. Nos falta valor y también apoyo de las organizaciones “, añadió.

El OIGS, un espacio para compartir innovación en salud

En el marco de AQuAS, los profesionales de la salud disponen del Observatorio de Innovación en Gestión, un espacio para compartir experiencias innovadoras en gestión, impulsando un entorno colaborativo y de intercambio de conocimiento.

Actualmente el OIGS cuenta con 180 experiencias innovadoras registradas, que ya han sido implantadas en el sistema de salud, que han generado un cambio y que además pueden ser transferibles y 37 experiencias certificadas, explicó su coordinadora, Montse Moharra.

El OIGS ofrece además un espacio de aprendizaje sobre innovación en gestión, con más de 600 profesionales, un proceso de certificación de calidad de la evaluación de la experiencia y la identificación de alianzas estratégicas y de buenas prácticas.

El uso de las TIC y el epaciente

El creador de Doctoralia, Frederic Llordachs, hizo un llamamiento a los profesionales de la salud a participar y adelantarse a las necesidades del paciente, gracias al uso de las TIC, en un mundo en el que el 80% de la población dispone de un dispositivo móvil conectado a Internet.

“El paciente ya pide que le des cita a través del WhatsApp y además busca temas de salud en Internet. Hablamos de un epacient cada vez más apoderado, que quiere ser el centro, pide autonomía en la toma decisiones y que cada vez es más experto “, insistió.

El 25% de los usuarios busca información en salud en Internet y el 35% de los españoles ya usan la red para pedir cita al profesional de la salud, abandonando de otros canales, como el teléfono. En el marco de este panorama, Llordachs abogó para salvar los obstáculos y que los propios profesionales sean generadores del cambio.

Desde el público, se planteó la necesidad de garantizar la transparencia y de incorporar los proyectos de innovación en la compra de servicios, basada en resultados, y también que se incluya en el acuerdo de los conciertos sanitarios.

A la hora de llevar a cabo cualquier proyecto innovador, se defendió como elemento clave que surja fruto de una necesidad, se enmarque en un proceso de mejora continua y que, finalmente, se haga un análisis para comprobar los resultados y sus posibles beneficios.

Entrada elaborada por Gemma Bruna (@gemmabruna), periodista especialista en sanidad y responsable de Comunicación de la Societat Catalana de Gestió Sanitària (@gestiosanitaria).

Sería ideal que los profesionales pudiéramos prescribir app’s y webs con contenidos de confianza y calidad

15 Oct

mireia sansMireia Sans (MS en el texto), médico de familia y directora de la Unidad de Gestión Hospitalet Norte del Instituto Catalán de la Salud, en una entrevista de Anna García-Altés (AGA en el texto) expone las ventajas de las nuevas tecnologías para el mundo sanitario y defiende la importancia de la identidad digital

 AGA: ¿Qué se entiende por identidad digital?

MS: Es el conjunto de información que hay expuesta sobre nosotros en internet, ya sean datos personales, imágenes, registros, noticias, comentarios… Todo ello confiere nuestra descripción a nivel digital. Es importante tener presente que no se trata de inventar una identidad falsa, sino de destacar aquellas virtudes-valores-conocimientos-habilidades que uno tiene y quiere dar a conocer.

AGA: ¿Es necesario que los profesionales sanitarios tengan una identidad digital cuidada? ¿Cuáles son sus beneficios?

MS: Sí, es fundamental. Trabajar esta identidad es el primer paso para una gestión correcta y proactiva de nuestra reputación digital, que es la que nos viene dada por lo que nosotros hacemos, enseñamos y decimos de nosotros mismos y también por lo que los demás dicen de nosotros.

AGA: ¿Es más positivo que la identidad digital tenga un perfil específico o que el profesional muestre conocimientos de varios campos?

MS: Esto depende de los objetivos de cada profesional. Como dice Cristina Aced, consultora en comunicación digital, antes de lanzarse a las redes, debemos tener claro quiénes somos (identidad), qué queremos conseguir (objetivos), qué queremos decir (mensajes), a quién (públicos) y dónde (redes sociales).

AGA: ¿Cuáles son los riesgos que el profesional sanitario debe tener más en cuenta sobre su identidad digital?

MS: Hay que tener siempre presente el tratamiento confidencial de los datos personales y clínicos. Tenemos el deber del secreto profesional y tenemos que garantizar que la información sea sólo accesible a las personas autorizadas. Hay que cuidar la privacidad y la intimidad nuestra y la de los demás, de la misma manera que lo hacemos en los servicios tradicionales. También es importante mantener una coherencia entre lo que proyectamos en internet y lo que somos.

AGA: En tu caso, ¿qué destacarías? ¿qué te ha servido más?

MS: Estar presente en internet y participar de forma activa me ha permitido darme a conocer, conocer a otros profesionales con inquietudes similares, compartir conocimientos y potenciar la sociedad del conocimiento en el ámbito de la salud. Es una recurso fantástico para aprender, reflexionar de forma participativa y para dar a conocer iniciativas interesantes en el ámbito de la salud, la innovación y las nuevas tecnologías.

AGA: ¿Cómo debe incluir un profesional este nuevo recurso de trabajo?

MS: Se incluirá con normalidad en el día a día. Primero, sin embargo, los profesionales deben formarse con estos nuevos canales de comunicación que son Twitter, Facebook, Linkedin, Youtube o los blogs. Deben saber hacer un uso adecuado y conocer sus posibilidades y riesgos y deben gestionar la información con garantías, teniendo en cuenta el código deontológico.

AGA: ¿Es positivo interactuar con los pacientes?

MS: Si las personas consultan en internet enfermedades y tratamientos y se bajan aplicaciones móviles sobre salud y utilizan wearables, es imprescindible que nosotros estemos bien formados en su uso. Además, hay que garantizar contenidos supervisados, contrastados y actualizados. Sería ideal que los profesionales pudiéramos prescribir app’s y webs donde se garantice que el contenido que encontrarán es de confianza y de calidad.

En este sentido, vale la pena destacar que disponemos del sello de Web Médica Acreditada del Colegio Oficial de Médicos de Barcelona y del distintivo de appsaludable que reconoce las app’s de salud.

AGA: ¿Cuáles son los mejores canales para la identidad digital de un profesional de salud?

MS: Todo canal puede ser útil, siempre y cuando el profesional lo conozca y tenga claro en qué situaciones lo puede utilizar, sus ventajas y también las limitaciones. Por ejemplo, el correo electrónico, las redes sociales y las webs pueden ir muy bien en la relación profesional sanitario-paciente si se garantiza la privacidad y confidencialidad de los datos del paciente y las normas de uso.

AGA: ¿Hacia dónde debe avanzar este nuevo uso tecnológico en la sanidad?

MS: Las TIC son clave para mejorar la calidad de la asistencia sanitaria y la salud de la ciudadanía, así como las tareas de los profesionales y la eficiencia del sistema. Por ello, es del todo necesario potenciar su uso, como se está haciendo en Cataluña con proyectos como la historia clínica compartida, la receta electrónica, la carpeta personal de salud (Cat@Salud Mi Salud), la telemedicina y teleasistencia… Estas innovaciones permiten a los pacientes contactar con sus profesionales de referencia y con ellas se puede dar respuesta a dudas y hacer seguimientos de los pacientes a distancia o bien citando a una consulta presencial.

Redes sociales y sanidad, una oportunidad y mucho trabajo por hacer

8 Oct

Josep Vidal AlaballJosep Vidal Alaball, Médico de Familia. EAP Artés (ICS)

Sea en el campo que sea, las redes sociales abren un abanico de oportunidades. Sus funcionalidades llevan años cambiando la vida de muchas personas, empezando por las relaciones con los más próximos pero también con las organizaciones, empresas y marcas que nos rodean o incluso con el personal sanitario.

En el campo de la salud, no tengo claro que las redes sociales hayan de servir para mejorar la relación y la interacción con los pacientes porque eso ya se debería hacer en las consultas del día a día. Lo que sí es cierto es que deberían servir para que los pacientes puedan consultar o reforzar aspectos médicos que a veces no se pueden desarrollar por completo en una consulta médica. Un buen ejemplo de esto tiene que ver con el uso de inhaladores. A veces, para un profesional puede ser más fácil recomendar un vídeo sobre cómo las personas con enfermedades respiratorias lo utilizan que enseñar la técnica correcta a marchas forzadas. Continue reading