Un indicador para una financiación de la atención primaria más justo

7 Abr
Cristina Colls

Recientemente, el gobierno catalán ha comunicado su voluntad de incrementar el peso que se atribuye al nivel socioeconómico de los territorios en el momento de determinar el presupuesto de cada equipo de atención primaria.

Este hecho nos invita a plantearnos una pregunta: ¿por qué es importante tener en cuenta la desigualdad económica en la financiación de los equipos de atención primaria?

La influencia de las desigualdades socioeconómicas en la salud de la población es un hecho ampliamente estudiado desde los años 60 del siglo pasado y del cual hay evidencia tanto en el ámbito internacional como en el nacional.

Sabemos que las personas de menor nivel socioeconómico tienen más probabilidad de morir antes de los 65 años y que presentan más problemas de salud tanto físicos como mentales a lo largo de toda su vida. Por tanto, es lógico pensar que necesitan hacer un uso más intensivo de los recursos sanitarios.

También sabemos que la desigualdad social se traduce en una distribución desequilibrada de la población en el territorio, concentrando los problemas sociales más graves en determinados municipios o barrios con unas unas necesidades de atención sociales y sanitarias más elevadas que el resto de territorios.

Es en este contexto que si se quiere garantizar la equidad en la asignación de los recursos hay que poner más allí donde hay más necesidad. Entonces, ¿dónde hay que poner más recursos?

Los profesionales de los equipos de atención primaria son los más cercanos a la ciudadanía y, por tanto, tienen una visión global de las necesidades sanitarias de la población de su territorio.

Además, la primaria es el ámbito de referencia de las actividades preventivas, del control de las enfermedades crónicas y desde donde se coordina buena parte de la actividad comunitaria. Por todas estas razones es necesario que la dotación de los equipos de atención primaria tenga en cuenta las condiciones socioeconómicas de la población que atiende.

¿Cómo podemos saber cuál es la situación socioeconómica de los territorios donde trabaja cada equipo de atención primaria? Existen muchas variables que nos dan información indirecta (renta, empleo, educación, condiciones de la vivienda, entre otros) pero si queremos una clasificación única necesitamos un único índice que sintetice todos estos aspectos; es lo que llamamos un índice de privación.

Los índices de privación han sido ampliamente utilizados como herramienta para las políticas sociales porque permiten establecer una priorización objetiva de áreas territoriales pequeñas de menos a más nivel socioeconómico. El concepto «privación» hace referencia a las necesidades no satisfechas como consecuencia de la falta de recursos, no únicamente económicos.

Todos los índices de privación se construyen adicionando resultados de diferentes indicadores socioeconómicos. El peso que se atribuye a cada indicador puede ser teórico, es decir, basado en la contribución que se considera que ese indicador tiene sobre el fenómeno de la privación; o bien resultado de un modelo estadístico multivariante.

A fin de poder clasificar las áreas básicas de salud (territorios de referencia de un equipo de atención primaria) de acuerdo con su nivel socioeconómico, en AQuAS se ha construido un índice llamado indicador socioeconómico compuesto que sintetiza siete indicadores: población exenta de copago farmacéutico, población con rentas inferiores a 18.000 €, población con rentas superiores a 100.000 €, población con ocupaciones manuales, población con instrucción insuficiente, mortalidad prematura y hospitalizaciones potencialmente evitables.

La metodología estadística empleada para el cálculo de este indicador ha sido el análisis de componentes principales. La aplicación de esta metodología ha permitido obtener un mapa socioeconómico de Cataluña.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

La aplicación del indicador socioeconómico compuesto se ha llevado a cabo en el marco de la redefinición del modelo de asignación de recursos a la atención primaria y ha permitido identificar cuáles son los equipos de atención primaria que incrementarán su dotación presupuestaria en los próximos años.

Este nuevo modelo de asignación de recursos a la atención primaria es una experiencia de aplicación de la evidencia científica a la acción política.

Entrada elaborada por Cristina Colls.

Todo es Mobile

3 Mar

Barcelona Mobile FiraBarcelona es Mobile. El gran congreso mundial de móviles no ha pasado desapercibido en la ciudad. Con la cifra récord de más de  100.000 visitantes, el Mobile World Congress tuvo lugar la semana pasada en Barcelona bajo el lema “Everything is mobile”. Por las novedades que se han visto, parece que también la salud es cada vez más móvil (mhealth).

La gran feria mundial de tecnología móvil concentra operadores móviles, fabricantes de tecnología, proveedores, vendedores, propietarios de contenidos que presentan las grandes novedades de la industria.  De acuerdo con Genís Roca (@genisroca), el contenido de este año del Mobile World Congress ha girado entorno a estos  6 temas:

1.    Grafeno
2.    Realidad virtual
3.    eSim
4.    Connected Car
5.    5G
6.    Internet of Things – IoT

Tres de estas grandes tendencias tienen aplicaciones muy claras en el ámbito de la salud.

En primer lugar, el grafeno. El Institut Català de Nanociència i Nanotecnologia, en colaboración con centros de investigación de Barcelona y la Universitat Autònoma de Barcelona, ha presentado los sensores electrónicos de grafeno que pueden utilizarse para detectar la actividad eléctrica del cerebro. En pacientes epilépticos que los llevasen, se podría detectar una crisis epiléptica de manera precoz. El dispositivo, implantado en el córtex, podría alertar al paciente enviando alguna señal de alarma a un dispositivo móvil externo.

La realidad virtual ha sido la gran protagonista del congreso o, por lo menos, la que ha generado más expectación. Las colas para acceder a la montaña rusa de Samsung o al submarino de SK Telecom así lo mostraban.

Gear VR Theater with 4DComienzan a aparecer aplicaciones de la realidad virtual en el ámbito de la salud mental. Así, startups como MindWave (en su proyecto HealthVR) o Psious ofrecen tratamientos para afrontar fobias, miedos o ansiedad generalizada a través de exponer a los pacientes a imágenes de realidad virtual, en algunos casos como  parte del tratamiento de terapia conductual cognitiva.

Por último, Internet of Things (Internet de las Cosas) pisa con fuerza: los objetos conectados a Internet están generando nuevos modelos de negocio y aplican cada vez más sectores. Por ejemplo, la monitorización de variables (peso, glucemia, tensión arterial, ejercicio físico…) es cada vez más común a través de los conocidos wearables (relojes inteligentes, pulseras, etc.) que permiten obtener datos a tiempo real. Los dispositivos conectados permiten también el control y seguimiento de enfermedades crónicas como, por ejemplo, la diabetes, con Insulclok .

Sin duda, la industria del móvil seguirá evolucionando y su aplicación en el ámbito de la salud no dejará de crecer. Tuve la suerte de poder participar en el curso Mobile Thinking Days-Digital Health (organizado por Mobile World Capital Barcelona, IESE Business School y RocaSalvatella) y uno de los principales mensajes  que me he llevado es que todo producto sometido a la presión digital acabará transformándose en servicio (Genís Roca dixit). Por tanto, el gran reto de la mhealth será ofrecer servicios disruptivos, de calidad  y  que cumplan con las necesidades de los pacientes.

Elena TorrenteEntrada elaborada por Elena Torrente (@etorrente), coordinadora de salud digital a DKV Servicios.